ARTE BAJO CERO  17.08.23, 09.33
Inicio | Contacto | Registrarse | Entrada
Buscar en el sitio

Notas

Textos

[Libros]
En busca del espectador emancipado 

[Literatura]
Loco por ser salvado 

[Textos]
El fluir de una palabra: una breve disertación derridiana 

[Textos]
No querer ser gobernados así: la relación entre ira y crítica 

[Textos]
¿Pesimismo del intelecto, optimismo del General Intellect? 

Expos

Fotólia

Video

Ariston Aqualtis

00:00:48
0 0 0.0

Sampled Room

00:01:30
0 0 0.0

405nm laser fade out te...

00:01:20
0 0 0.0

Se dice qué!...

Visitas

Inicio » 2013 » Febrero » 10 » LA CIUDAD MEDIÁTICA: EL ESPACIO PÚBLICO COMO AMENAZA
18.32
LA CIUDAD MEDIÁTICA: EL ESPACIO PÚBLICO COMO AMENAZA

Nicolás Fratarelli



Instalación, Chris Fraser.


El espacio mediático

Las ciudades se van impregnando cada vez de más frivolidad. Unas buscan parecerse a otras, siguiendo los esquemas urbanos considerados exitosos por el orden global, sin importar su posición geográfica, su cultura y sus habitantes.

El discurso mediático, en manos de intereses privados, se aprovecha de las ingrávidas democracias para caerles al acecho y desplegar sin pudor un relato de ciudad a su medida, llena de corazas, pautas publicitarias y preconceptos, produciendo "ideas de ciudad, críticas, análisis, figuracio-nes, hipótesis, instrucciones de uso, prohibiciones, órdenes (y) ficciones de todo tipo.” (Beatriz Sarlo)
Estos relatos buscan proteger intereses sectoriales creando una ciu-dad mediática a su imagen y semejanza, despegada de la vida de quienes las habitan y las hacen diariamente. Como la sábana que convierte a la nada en fantasma, el discurso omnímodo procura transformar lo soso en sustancia, reemplazando el debate con sobreinformación; exponiendo un catálogo de datos inútiles, lleno de slogans de fácil digestión, que busca opacar cualquier posición crítica que le haga frente y desautorizar cual-quier propuesta alternativa de ciudad.
La intervención mediática sobre la ciudad transita por dos senderos: uno que muestra de forma exacerbada los problemas de la ciudad real, donde se propicia el miedo, y se les refriega a sus habitantes los peligros y los riesgos que se corren en sus espacios públicos; y paralelamente otro, que ofrece como solución una "ciudad ideal”, en donde se exaltan las ven-tajas de una ciudad vigilada, controlada, dirigida, sin conflictos sociales, con una población homogénea y de pensamiento uniforme, generando de este modo una representación que promete una falsa idea de bienestar y coincide con los negocios propiciados por quienes escriben estos guiones.

Las sociedades actuales, atomizadas y apáticas frente a la impiedad y a la injusticia, prefieren ver en directo por la pantalla de televisión el eclip-se lunar con tal de no levantar la persiana que muestra el cielo frente a sus narices. Ante cualquier acontecimiento que infrinja el orden conservador bajado por los medios hegemónicos, solo espera una explicación audiovi-sual de algún pope bien pagado, echarse de costado, apagar la luz de no-che y disponerse a dormir, dejando que los discursos dominantes comple-ten los desdeñados intersticios participativos.


"Ciertamente, el poder siempre ha tratado de asegurarse el control de la co-municación social, sirviéndose del lenguaje como medio para difundir la propia ideolog-ía y para inducir a la obediencia volunta-ria” (Zygmunt Bauman). Sin embargo, fren-te al panorama descrito, ya no es necesario el poder de un estado totalitario para lo-grar el control social. El poder invisible, la imposición masiva del relato mediático con fines determinados, reemplaza sus méto-dos aunque no sus fines.
Hoy los discursos de los medios de comunicación dominantes, convencen cor-dialmente sobre las bondades de su plan. Como nos dice Bauman, el secreto de toda socialización exitosa reside en pugnar para que los individuos deseen hacer lo que sea necesario para que el sistema logre auto-reproducirse y "esto puede realizarse abier-ta o explícitamente (.) inculcando o impo-niendo (.) ciertos patrones de comporta-miento". La irónica profecía de Aldous Hux-ley en Un mundo feliz, "el secreto de la felicidad y la virtud es amar lo que uno tie-ne que hacer (donde todo) condicionamien-to se dirige a lograr que la gente ame su inevitable destino social", parece cumplirse sin dolor.
Todo este bagaje mediático influye directamente en la conformación espacial de la ciudad, promueve el aislamiento de los actores sociales urbanos y desdeña el uso de los espacios públicos, produciendo fragmentaciones y limitaciones de uso, y predisponiendo su espacio físico al simple acto funcional de circular o comprar. El acto de usar la ciudad, con el sentido de apropiársela, de sentirla de uno, de tomarla como la casa propia, de quererla y a la vez, de cuidarla, de desear mejorarla y de trans-formarla, termina siendo una idea sediciosa y conspirativa frente a los intereses de las corporaciones que buscan persuadir al habitante urbano que la ciudad es una amenaza, que transitar por sus calles es peligroso e inseguro y que los lugares públi-cos son de nadie (salvo cuando, desde los propios medios, se llama a protestar en contra de la inseguridad). De este modo, al espacio público de la ciudad, que desde sus orígenes fue un lugar impuro, un lugar de discusión, de controversia, de intercambio, de encuentro, hoy se lo pretende como un lugar de paso, prolijo, insulso, chirle, rodeado por una escenografía ajena, separada de la vida, al que el hombre urbano no tiene acceso. La ciudad perfecta para este dis-curso es la no ciudad o bien la ciudad vir-tual, como brillantemente lo planteara Marc Auge, donde los "habitantes de esos espacios públicos convencidos que lo públi-co, no les pertenece, pasan a ser espectado-res (…) de una vida sin imperativos” (Gilles Lipovetsky) y simplemente se adecuan a acatar y a ocupar los lugares que quedan vacante para beber de la fantasía del derra-me.




El espacio del Consumo

El relato mediático, como cualquier producto perecedero, tiene fecha de venci-miento, y como mercancía desechable de permanente recirculación, necesita de un reacondicionamiento periódico. Para ello, debe ser eficiente y creíble y, por lo tanto, debe exponer la información y sus opinio-nes como verdades inobjetables.
En manos de las grandes empresas que transaccionan comunicación, el ideal de ciudad termina siendo un objeto de con-sumo más, como cualquier producto ubica-do en la góndola de supermercado. Bajo este precepto el consumo termina siendo el único valor que redime a la ciudad y a su espacio público de los lugares conflictivos. El mensaje estimula el sedentarismo social, o mejor dicho, más que al sedentarismo estimula a caminar en una cinta sin fin, que permite hacer cientos de kilómetros, regu-lar las velocidades y disponer de las dificul-tades preestablecidas, pero no moverse nunca del mismo lugar.
La ciudad mediática, es bien recibida por una sociedad desganada, sin espíritu de lucha, malcriada "por el facilismo del mer-cado de consumo, que promete hacer de cada elección una transacción segura y úni-ca, que no genera obligaciones a futu-ro” (Bauman). Es bien recibida por una sociedad que lejos de sentirse parte de una comunidad, sueña con encontrar las solu-ciones de sus desventuras yéndose a otras ciudades (de países centrales) con topóni-mos que suenan a seguridad y buen vivir, y al no lograr dicho objetivo, termina eligien-do —como el recurso menos malo- arrinco-narse en barrios privados, en torres country o en alternativas similares, tomando así el atajo propio "de esa vida de niños mimados, de riesgo mínimo, responsabilidad reducida o eludida, y subjetividad neutralizada a priori.” (Bauman) La ciudad del consumo en-cuentra su horma en los zoológicos privados al estilo Temaiken, donde todo es pulcro, ordenado y estudiado en cada detalle. Donde no hay olor de animales y los sonidos de pájaros salen de altoparlantes; gusta de los grandes parques temáticos concesionados como el Parque Nacional Iguazú, donde uno debe caminar por los senderos obligatorios, y mojarse la cabeza con agua mineral envasada porque el control espacial es tan grande que nadie puede acercar el cuenco de sus manos en los millones de hectolitros de agua que bajan por la increíble catarata, que solo está para ser observada. De este modo el discurso mediático encuentra la virtud en "una ciudad simulada, controlada, compuesta por iguales, donde todo está previsto y es previsible (incluyendo la) felicidad encapsulada, segura y este-rilizada.” (Zaida Muxi)




El espacio público como amenaza

Dice Habermas: "Por espacio público entendemos un ámbito de nues-tra vida social, en el que se puede construir algo así como opinión pública. La entrada está fundamentalmente abierta a todos los ciudadanos. En ca-da conversación en la que los individuos privados se reúnen como público se constituye una porción de espacio público.” En cada uno de estos ámbi-tos, el habitante de la ciudad interactúa con el otro, se proyecta, se refleja, se identifica con el otro. El espacio público, es un lugar un lugar antropoló-gico que al decir de Marc Auge "constituye las formas elementales del es-pacio social (…) donde los hombres se cruzan, se encuentran y se reúnen”. Su posición en la ciudad la generan las intersecciones de los itinerarios "trazados por los hombres”. En estos centros, se entreteje lo individual con lo colectivo, se unifican diferencias, se unen heterogeneidades, se compar-ten experiencias, el hombre se identifica con el medio que lo cobija y en la interacción se producen identidades mutuas (del hombre con el medio y del medio con el hombre). Los espacios públicos de la ciudad son genera-dores de un discurso propio y por si mismo critican a las expresiones que vienen de los medios de comunicación electrónicos. La ciudad "es un orga-nismo vital que precisamente empieza a morir cuando el hombre no ve en él su reflejo, cuando no entabla una comunión con sus elementos, pero sobre todo, cuando de alguna manera no forma parte de sus proble-mas.” (Zenda Liendivit)
El espacio público asusta. Aterra. Con su vida propia y contradiccio-nes, se opone a cualquier imposición externa. Las ciudades basan su carác-ter en estos espacios comunes, en estos espacios de todos. El relato me-diático mediante el poder del mercado busca igualar a todas las ciudades, su ideal es hacer a todas parecidas a aquellas ciudades europeas protegi-das por Unesco, con sede en Ginebra, Suiza, (país históricamente neutral de todo y modelo de lo insulso), que resultan insoportables de tan perfec-tas, donde es impensado encontrar vida propia, transpiración, suciedad, alguna bacteria que contamine de vitalidad. El mensaje dominante desea tener ciudades sin alma, sin nervio, sin fibra, igualadas por una manera de ser, donde sus habitantes actúen como turistas, o para ser más específicos, como turistas de museos quienes se adecuan -al igual que quienes se con-gregan "en los shoppings y en los espectáculos televisivos”- a la "imposibilidad de usar, de habitar, de hacer experiencia.” (Giorgio Agam-ben) Frente a esto, el espacio público resiste y actúa como amenaza.


Nicolás Fratarelli (1961) Es Arquitec-to, ensayista y docente. Publicó fic-ciones y ensayos en diversos medios periodísticos y culturales. Desde hace más de veinte años es docente de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, donde también tiene un posgrado en Crítica e Historia
Ha publicado: Mirada y Crítica (ensayo); La ciudad antigua y medie-val (ensayo); La falta y otros cuentos (narrativa)


Notas

SARLO, BEATRIZ. La ciudad vista. Siglo XXI. Buenos Aires. 2009
BAUMAN, ZYGMUNT. Vida de consumo. F. de Cultura Económica. Buenos Aires. 2007
AUGË, MARC. Los no lugares. Espacios del anonimato. Gedisa. Barcelona 2005
MUXI, ZAIDA. La arquitectura de la ciu-dad global. Nobuko. Buenos Aires 2009
LIPOVETSKY, GILLES. La era del vacío. Anagrama. Barcelona 2008
HABERMAS, JÜNGER. Historia y crítica de la opinión pública. La transformación estructural de la vida pública. Ed. Gustavo Gilli. Barcelona. 2009
LIENDIVIT, ZENDA. La ciudad como pro-blema estético. Contratiempo Ediciones. Buenos Aires. 2009
AGAMBEN, GIORGIO. Profanaciones. Adriana Hidalgo. Buenos Aires 2005

Tomado de:

http://www.revistacontratiempo.com.ar/fratarelli-ciudad_mediatica.pdf




Categoría: Crítica | Visiones: 958 | Ha añadido: esquimal | Tags: CONSUMO, espacio mediático, espacio público, espacio, ciudad | Ranking: 5.0/1

comments powered by Disqus
Información | Contacto Copyright © 2017